Política 02-10-2018

Obispos católicos de Bolivia y Chile instan a acatar el fallo de La Haya

Las conferencias episcopales católicas de Bolivia y Chile instaron a ambos países a acatar el fallo que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya emitirá el 1 de octubre en un juicio sobre un histórico conflicto de acceso marítimo.

"Invitamos a todos los católicos y a las personas de buena voluntad de nuestros dos países a acatar la sentencia con fe, paz y sensatez, espíritu constructivo y fraterno", dijeron los consejos episcopales permanentes de las conferencias episcopales de Bolivia y Chile, emitido simultáneamente en La Paz y Santiago.

En el juicio en La Haya, Bolivia ha planteado que el máximo tribunal declare que Chile tiene la obligación de negociar sobre una salida boliviana soberana al océano Pacífico.

En La Paz, el pronunciamiento conjunto fue leído por el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, monseñor Aurelio Pezoa, durante la celebración de una misa televisada a todo el país desde la basílica de San Francisco.

Oraciones e invocaciones a la concordia y al diálogo boliviano-chileno fueron hechas simultáneamente en las celebraciones dominicales en la mayoría de los templos católicos bolivianos, según reportaron medios locales.

Los obispos, que dirigen las congregaciones religiosas ampliamente mayoritarias en ambos países, afirmaron en su comunicado que Bolivia y Chile son "dos pueblos hermanos, unidos por la fe y por la experiencia de comunión, de fraternidad y solidaridad".

"Por pertenecer a América Latina, somos una unidad geográfica y cultural que la gente de nuestros pueblos sabe reconocer y expresar a través de tantos signos de integración, relaciones interpersonales y muestras de religiosidad popular que traspasan fronteras", afirmaron, recogiendo conceptos proclamados por la asamblea latinoamericana de obispos católicos realizada en 2007 en Aparecida, Brasil.

Los prelados destacaron la vocación de paz de bolivianos y chilenos, por encima de "contradicciones y brechas de estridentes desigualdades y marginaciones" y recordaron un llamamiento del papa Francisco a luchar contra la "sed de poder".

Agregaron que, más allá de lo que la CIJ decida, Bolivia y Chile deben trabajar como pueblos hermanos, particularmente en favor de los más desposeídos.

Sputnik