Política 13-06-2019

Oficialismo colombiano se retira de sesión del Congreso ante llegada de Jesús Santrich

Los representantes oficialistas en la Comisión Séptima de la cámara baja de Colombia se retiraron poniendo fin a la sesión cuando ingresó el legislador Seuxis Paucias Hernández, conocido como Jesús Santrich, del partido FARC, quien es investigado por narcotráfico.

"Como representante de un departamento (Meta, centro) que ha sido golpeado por el narcotráfico, donde aún hoy sigue habiendo desplazamiento por el narcotráfico, lo mínimo es que el día de hoy yo me levante de esta silla diciéndole a estas víctimas que al menos yo hoy no estaré aquí sentada y lo asumiré", dijo la representante Jennifer Arias, del gobernante Centro Democrático (derecha).

Santrich tomó posesión de su escaño el martes, tras ser autorizado por la Comisión de Acreditación de la cámara.

El exguerrillero llegó este miércoles al mediodía local (17:00 GMT) a la sesión de la Comisión Séptima, en la que se abordan temas relacionados con organizaciones sindicales, vivienda, economía solidaria, asuntos de la mujer y de la familia, entre otros.

Al ingresar, Santrich hizo el gesto de la victoria ante las cámaras de diferentes medios de comunicación, lo que molestó a algunos oficialistas, entre ellos el presidente de la Comisión, Jairo Geovanni Cristancho, quien decidió levantar la sesión.

Santrich, quien representa al partido FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) creado por la extinta guerrilla de las mismas siglas, asistió más tarde al pleno de la cámara baja, donde su presencia volvió a generar debate.

Santrich comenzó a ejercer sus funciones como congresista el miércoles, luego de que el martes tomó posesión de su cargo, tras lo cual se dirigió a la Corte Suprema de Justicia para notificarse del llamado a indagatoria del alto tribunal que asumió la investigación por presunta conspiración para enviar cocaína a EEUU.

El legislador y exguerrillero, quien participó en los diálogos de paz de La Habana, es señalado por la Fiscalía de Colombia y la justicia de EEUU de un supuesto acuerdo con el Cártel de Sinaloa (México) para exportar 10 toneladas de cocaína por unos 15 millones de dólares que luego se venderían por hasta 300 millones en el mercado estadounidense.

Los presuntos delitos habrían ocurrido entre junio de 2017 y abril de 2018, después de la firma del Acuerdo Final de Paz, por lo que no estarían comprendidos en los hechos contemplados por la justicia transicional de la Jurisdicción Especial de Paz, a la cual se acogió Santrich.

Sputnik