Política 17-10-2018

ONU-DH expresa preocupación por 3.000 migrantes hondureños que marchan hacia EEUU

Las Oficinas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos (ONU-DH) en Honduras, Guatemala y México, expresaron su preocupación por la situación de 3.000 personas que integran la llamada Caravana Migrantes que se dirige hacia EEUU.

La caravana "integrada por más de 3.000 personas hondureñas, entre ellas personas en situación especial de vulnerabilidad, incluyendo particularmente niñas, niños, mujeres y adultos mayores, que desde el 13 de octubre de 2018 transitan por Centroamérica con la intención de llegar a México y los Estados Unidos de América, huye de la violencia, de la pobreza y de las dificultades para acceder a sus derechos humanos", dijeron en un comunicado conjunto las oficinas del organismo que encabeza la expresidenta chilena Michelle Bachelet.

Según datos de Honduras, la caravana está compuesta por 1.300 personas que comenzaron a cruzar el lunes la frontera hacia Guatemala y el Gobierno llamó a los integrantes de la marcha a desistir de llegar a EEUU pues la convocatoria es un engaño con falsas promesas de visado.

Ante los importantes retos que representa este desplazamiento masivo de personas que pretende cruzar la frontera mexicana y su territorio hacia EEUU, así como la naturaleza mixta de los flujos migratorios en la región, "la ONU-DH reitera las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos de los países de origen, tránsito y destino".

Asimismo, el organismo mundial hizo un llamado a los Estados de Honduras, Guatemala y México a "proteger la integridad y garantizar la seguridad de migrantes y personas sujetas a protección internacional".

"Todos los migrantes, con independencia de su estatus migratorio o situación irregular, o la forma como llegan a la frontera, el lugar de donde proceden, tienen derecho a disfrutar de sus derechos humanos y los estados la obligación de garantizar su efectivo cumplimiento", dijo la ONU citando las normas recomendadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre migrantes, refugiados, y desplazados internos.

Los Estados deben además "asegurar en las fronteras internacionales sus capacidades para identificar las necesidades de protección, prevenir la devolución y asegurar el acceso a los procedimientos de protección internacional que correspondan en las fronteras.

México advirtió que impedirá el paso de aquellas personas que no cumplan con los requisitos legales para ingresar al país, y el presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó con retirar la ayuda a Honduras si la caravana llega a territorio del país norteamericano.

ONU pide a los Gobiernos evitar uso de la fuerza

La ONU-DH instó además a las autoridades de Honduras, Guatemala y México a que continúen coordinando esfuerzos para garantizar el "respeto a la dignidad y los derechos humanos" de los migrantes, y evitar el uso de la fuerza.

El organismo mundial recuerda asimismo "el deber de respetar el principio de excepcionalidad del uso de la fuerza y de la detención y garantizar el enfoque de derechos humanos en la atención de la población migrante" y reitera a las autoridades su disposición a brindar asesoría para implementar los estándares internacionales "aplicables a las personas en contexto de movilidad y asegurar su acceso a servicios básicos, asistencia humanitaria y mecanismos de protección de sus derechos sin discriminación alguna".

Organizaciones pidieron al Gobierno de México comprender las causas que obligan a los más de 1.300 migrantes originales a quienes se sumaron otros hasta llegar a 3.000 con "tolerancia y compasión humanitaria", dijo el martes a Sputnik María García Hernández, dirigente de la organización Migrantes Aztlán que apoya a la caravana.

"Sería inhumano no comprender que esas personas prefieren atravesar riesgos, a morir de hambre o por la violencia en sus países, por eso las organizaciones de ayuda a migrantes le pedimos al Gobierno mexicano tolerancia y compasión humanitaria", dijo la portavoz de la organización binacional con sedes en Ciudad de México y la ciudad estadounidense Chicago, estado de Illinois (noreste).

Una red de organizaciones de ayuda a migrantes fue activada para atender las acciones de las autoridades mexicanas que impedirán el paso a la marcha.

SPUTNIK