Política 15-11-2018

Parlamento de Bolivia deriva a fiscalía caso Lava Jato que implica a ex presidente Mesa

El parlamento de Bolivia, dominado por el oficialismo, resolvió dejar en manos de la Fiscalía la eventual apertura de un juicio contra el ex presidente Carlos Mesa (2003-2005), por supuesta vinculación con el caso de corrupción Lava Jato originado en Brasil.

"Se aprueba el informe final de la comisión especial mixta de investigación del Caso Odebrecht y Lava Jato y se determina remitir antecedentes investigativos ante el Ministerio Público", dijo el presidente del Senado, Milton Barón, al cerrar la sesión bicameral al cabo de casi diez horas de debate.

El neoliberal Mesa, quien pretende arrebatar la presidencia del Estado a Evo Morales en elecciones previstas para octubre de 2019, presenció la sesión desde un palco del hemiciclo parlamentario y aseguró al término del debate que aceptaba sin temor que la Fiscalía investigue sus cuentas bancarias.

El informe aprobado, producto de una investigación de más de seis meses sobre las derivaciones locales del escándalo de sobornos de Odebrecht y otras constructoras brasileñas, recomienda poner bajo investigación judicial a Mesa y otras siete autoridades de tres gobiernos anteriores al de Morales.

"Ahora corresponde que el Ministerio Público haga una investigación profunda del caso a partir de este informe y determine eventuales acusaciones formales contra los implicados en los presuntos sobornos", dijo Barón.

Susana Rivero, diputada oficialista que presidió la investigación, dijo que había "indicios contundentes" de que las empresas Odebrecht y Camargo Correa sobornaron a funcionarios bolivianos antes, durante y después de la contratación de una carretera de vinculación con Brasil, en la década pasada.

Cotejando informes policiales brasileños y estadounidenses con información local, la comisión detectó "movimientos irregulares sospechosos" de cuentas bancarias de exautoridades y sus familiares, incluido Mesa, que la investigación de la fiscalía deberá esclarecer, señaló.

Agregó que sobre Mesa había también pruebas de varios viajes al extranjero en los que se encontró con representantes de las constructoras brasileñas, en fechas "sospechosamente coincidentes" con la aprobación de decretos sobre el proyecto carretero investigado.

El expresidente, en declaraciones a la prensa al abandonar la sede del parlamento, cuestionó la supuesta falta de equilibrio del informe porque no implicaba a miembros del actual Gobierno, y dijo que no temía ser investigado.

"No hay una acusación específica, lo que dice (el informe) es que se lleve adelante una investigación sobre los movimientos financieros, (…) me parece muy bien, eso me va a tranquilizar muchísimo", afirmó, según fue citado por la agencia estatal de noticias ABI.

Si la fiscalía decide acusar a Mesa, se abriría un complicado proceso de juicio de responsabilidades que eventualmente no inhabilitaría la candidatura del expresidente.

SPUTNIK