Economía 27-01-2018

​Parte 2 - Economías Digitales: Bitcoin Vs. Etherum

La tecnología blockchain puede estar trayendo consigo una revolución de tales dimensiones que hoy todavía cuesta vislumbrar sus efectos; el “Blockchain” es una base de datos distribuida, formada por cadenas de bloques diseñadas para evitar su modificación, una vez que un dato ha sido publicado usando un sellado de tiempo confiable y enlazando a un bloque anterior, por esta razón es especialmente adecuada para almacenar de forma creciente datos ordenados en el tiempo y sin posibilidad de modificación ni revisión.

Este enfoque tiene diferentes aspectos:

  • Almacenamiento de datos: se logra mediante la replicación de la información de la cadena de bloques.
  • Transmisión de datos: se logra mediante redes de pares.
  • Confirmación de datos: se logra mediante un proceso de consenso entre los nodos participantes. El tipo de algoritmo más utilizado es el de prueba de trabajo en el que hay un proceso abierto competitivo y transparente de validación de las nuevas entradas llamada “minería”.

En las principales economías digitales basadas en cadenas de bloques, están:

  • Bitcoin: creada en 2009, por un grupo de personas bajo el seudónimo Satohi Nakamoto, en el transcurso de un tiempo aumento el interés y la aceptación de esta moneda virtual, lo que genero un aumento de su valor e importancia en el mercado a partir del 2013, cuando Bitcoin subió rápidamente superando los mil dólares, sus siglas son BTC. El sistema de contabilidad pública compartida que se basa toda la red Bitcoin es llamada cadena de bloques o "block chain" todas las transacciones confirmadas se incluyen en la cadena de bloques, de esta manera los monederos Bitcoin pueden calcular su saldo gastable y las nuevas transacciones pueden ser verificadas, asegurando que el cobro se está haciendo al que realiza el pago. La integridad y el orden cronológico de la cadena de bloques se hacen cumplir con criptografía.
  • Etherum: creada en 2013, es una Tecnología de Contabilidad Distribuida (DTL) con un sistema de programación Turing completo integrado, una computadora blockchain, que permite que cualquiera pueda escribir contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas simplemente escribiendo la lógica en unas pocas líneas de código. El protocolo Ethereum fue concebido originalmente como una versión mejorada de la criptomoneda Bitcoin, para superar las limitaciones de su lenguaje de programación, proporcionando características avanzadas tales como custodia sobre la blockchain, límites de retiro, contratos financieros, mercado de juegos de azar y similares a través de un lenguaje de programación muy generalizado. Sus siglas son ETH. El concepto de una función implementada por el protocolo de Ethereum proporciona una plataforma con potencial único; en lugar de ser un protocolo cerrado, de propósito único, destinado a una gama específica de aplicaciones en almacenamiento de datos, juegos de azar o finanzas, es de diseño abierto.

Entonces entendemos que el Bitcoin es la criptomoneda por excelencia pero no es la única, Ethereum se ha convertido en la segunda criptodivisa más popular, a través de ether, sus unidades, ha sabido evolucionar en el mercado, pese a las fluctuaciones que sufre.

Cada criptodivisa utiliza sistemas de seguridad en forma de algoritmo. Es la manera que tienen de mantener una fortaleza a niveles criptográficos. Sin embargo, cada una de ellas utiliza un sistema diferente, en el caso de Bitcoin usa el algoritmo SHA-256, mientras que Ethereum utiliza EtHash.

En el caso de Bitcoin el tiempo para que se añada a la cadena de bloques es de unos 10 minutos (600 segundos), mientras que en Ethereum es de únicamente 16 segundos, es el tiempo que se necesita para que un bloque se confirme y valide por un minero.

Otra diferencia entre las dos monedas digitales es la del recálculo del ciclo de dificultad, es decir, el tiempo que tardan en informar a la red del nuevo valor. En el caso de Bitcoin tarda 2016 bloques, mientras que Ethereum lo hace cada bloque (cada 16 segundos aproximadamente). Esto, no obstante, es algo que se va incrementando ya que cada vez hay más dispositivos conectados a la red para realizar pruebas de minado.

Existe una diferencia que destaca por encima de todas y es su limitación de las emisiones, con la cantidad de monedas de cada una de ellas, por parte de bitcoin, el límite máximo que se generarán son 21 millones de monedas, mientras que en el caso de Ethereum no existe tal límite. Esto provoca que en el caso de la primera sea un sistema deflacionario, cada vez una unidad debería de tener más valor, mientras que el segundo es inflacionario, mientras más unidades generen, menor valor tendrán.

El crear un sistema deflacionario o inflacionario, daría para reflexionar y para cada tipo de usuarios podría ser mejor que otro. Ahí radica una de las diferencias a la hora de elegir Bitcoin o Ethereum.

Prensa ICS