Mundo 25-07-2018

Pence pide al Gobierno de Nicaragua que frene violencia y llame a elecciones anticipadas

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, pidió al jefe de Estado de Nicaragua, Daniel Ortega, que frene la violencia que a su entender la administración nicaragüense lleva adelante contra su pueblo y que llame a elecciones anticipadas.

"La violencia auspiciada por el Estado en Nicaragua es innegable, la propaganda de Ortega no engaña a nadie y no cambia nada, más de 350 muertos a manos del régimen; EEUU llama al Gobierno de Ortega a frenar la violencia ahora y a llamar a elecciones anticipadas, el mundo está mirando!", publicó Pence en su cuenta de la red social Twitter.

El vicepresidente hizo esta afirmación a raíz de una entrevista que Ortega concedió a la cadena estadounidense Fox News.

En esa entrevista el presidente de Nicaragua afirmó que "hay periodos electorales que tienen su límite, nosotros estamos en un periodo electoral que tiene su límite en el 2021, que es cuando nos corresponde hacer de nuevo elecciones y es donde el pueblo va a decidir quién asumiría a través de los votos el Gobierno", consigna el medio nicaragüense El 19 digital.

Añadió que ha escuchado el tema de adelantar las elecciones en su país, pero que él no ha manifestado que haya que hacerlo, "más bien creo que adelantar elecciones sería un objeto de inestabilidad e inseguridad en estas condiciones peor aún en estas condiciones".

Sobre las manifestaciones de violencia en el país, Ortega indicó a Fox News que ahora han cesado.

"Ya tenemos como una semana que han cesado los disturbios, lo que hay es una normalización del país. Y luego algunas actividades de manifestaciones tanto en contra y a favor del Gobierno", afirmó.

El Gobierno de Ortega atribuye el derramamiento de sangre a sectores violentos de la oposición que intentan ejecutar un "golpe blando" en su contra.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos informó a principios de julio que 264 personas fallecieron desde que comenzaron las protestas el 18 de abril pasado, mientras que la organización no gubernamental Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos asegura que las muertes llegan a 351.

Sputnik