Economía 09-08-2017

Perspectivas de comercio exterior de China son positivas, pero las incertidumbres persisten

A pesar de que el crecimiento en el último mes no llenó las expectativas, se prevé que la expansión del comercio exterior de China seguirá avanzando por el camino adecuado, si bien las incertidumbres que han marcado el año seguirán merodeando.

Las exportaciones denominadas en yuanes crecieron en julio un 11,2 por ciento interanual, en comparación con el 17,3 por ciento de junio, según estadísticas aduaneras dadas a conocer el martes.

Las importaciones, a su vez, se incrementaron un 14,7 por ciento, luego de que en el mes anterior habían aumentado un 23,1 por ciento, con lo que julio se convirtió en el mes con el crecimiento más bajo en lo que va del año.

Una base más alta, la apreciación de la moneda nacional y la caída de los precios de las materias primas son los responsables de la desaceleración de la expansión, y estos factores seguirán afectando el crecimiento del comercio en el segundo semestre del año, consideraron diversos analistas.

Sin embargo, aún con la tendencia a la baja de la progresión, existen grandes posibilidades de que, por primera vez desde 2014, el país disfrute de su primer año de crecimiento positivo en materia de comercio exterior.

Fuertes reducciones en los pedidos desde el ultramar llevaron a una caída del 7 por ciento en el comercio exterior de China en 2015, y del 0,9 por ciento en 2016. Pero en los primeros siete meses de este año, experimentó una disparada del 18,5 por ciento anual, gracias al fortalecimiento de las economías de Estados Unidos y Europa.

"Mantenemos nuestra perspectiva de que, aunque el crecimiento en el segundo semestre no logrará sostener el ritmo del primero, el crecimiento del comercio para todo el año será parejo y servirá de apoyo para la economía en general", dijo Liu Xuezhi, investigador del Banco de Comunicaciones.

En los últimos meses, la recuperación de la demanda extranjera ha impulsado el crecimiento de las exportaciones nacionales, destacó Liu.

Los aspectos fundamentales del comercio exterior siguen siendo positivos, aseguró, por su parte, Huang Songping, portavoz de la Administración General de Aduanas.

"Ante la ausencia de grandes riesgos, en la segunda mitad del año el comercio exterior seguirá estabilizándose y manteniendo el crecimiento", sostuvo Huang.

En julio, el Fondo Monetario Internacional mantuvo su pronóstico de crecimiento global del 3,5 por ciento para 2017, frente al 3,1 por ciento logrado el año pasado.

A pesar de la ralentización de la expansión, en julio el total del comercio exterior del país alcanzó los 2,32 billones de yuanes (346.000 millones de dólares), la tercera cifra más alta el año después de las de mayo y junio.

Lian Ping, economista jefe de la misma entidad bancaria, advirtió que el creciente proteccionismo y la incetidumbre de la demanda internacional podrían refrenar el crecimiento de las exportaciones en el futuro. No obstante, manifestó su confianza en que el total de exportaciones del año "esté en condiciones mucho mejores" que en los dos años anteriores.

La apreciación del yuan también podría presionar a la baja el crecimiento de las ventas al exterior. Hasta julio, y desde el final de 2016, la moneda nacional se había valorizado un 2,2 por ciento frente al dólar, de acuerdo con un informe de la firma de valores Nomura Securities.

Hoy miércoles, la tasa de paridad central del yuan se fortaleció en 109 puntos básicos hasta 6,7075 con respecto al dólar, la expansión más pronunciada en diez meses.

Entre tanto, el crecimiento de las importaciones podría perder impulso y llegar a la zona de un solo dígito en el segundo semestre, debido a la caída de los precios de las materias primas y a una demanda interna reducida, vaticinó Lian.

También hoy, el Ministerio de Comercio emitió un comunicado en el que definió como "una tarea costosa" encarar las incertidumbres y mantener el ritmo de crecimiento del comercio, señalando como responsables al creciente proteccionismo y al hecho de que numerosas compañías están dejando de producir en China para hacerlo en países con menores costos, así como de que algunos países también están importando más desde otros destinos que desde China.

China necesita acelerar la modernización de su estructura de comercio exterior a través del desarrollo de productos y servicios de alta tecnología y de alta calidad, manifestó Liu Jianying, investigador de la Academia China de Comercio Internacional y Cooperación Económica.


Xinhua