Política 11-11-2019

Policía reprime protestas contra golpe de Estado en Bolivia

Los habitantes de la ciudad de El Alto, en el departamento de La Paz, salieron a la calles este lunes a protestar contra el golpe de Estado que obligó la renuncia de Evo Morales a la Presidencia. No obstante, los manifestante han sido reprimidos por la Policía Boliviana y comienzan a reportar heridos.

Los manifestantes denuncian que la prensa local e internacional no informa sobre las agresiones que están sufriendo, algunos debido a las amenazas violentas de la oposicioón golpista.

Según videos difundidos por vecinos en las redes sociales, entre los heridos hay dos personas que recibidieron disparo de balín y una niña que fue evacuada por los manifestantes.

Entretanto, el director departamental de Educación, Juan Churata, informó este lunes que las labores escolares fueron suspendidas en los distritos educativos de La Paz, El Alto y la carretera a Oruro.

Los manifestantes denuncian que la Policía Boliviana se sumó al golpe de Estado contra Morales, con el apoyo del ahora excomandante de la institución Yuri Calderón.

"Lo primero que nos toca hacer es organizar grupos en todas las ciudades, vamos a proceder a detenciones a agarrar a todas las cabezas que están causando zozobra, vamos a retomar la ciudad", dijo Calderón al presentar su renuncia.

El agente policial, en nombre de la institución, leyó este domingo un comunicado en el que sugería al mandatario boliviano renunciar para pacificar el país. Esta "sugerencia" siguió la realizada también por las Fuerzas Armadas.

"Decidí renunciar a mi cargo para que Carlos Mesa y Luis Camacho, dejen de maltratar y perjudicar a miles de hermanos (...) Tengo la obligación de buscar la paz y duele mucho que entre bolivianos nos enfrentemos, por esta razón envío mi carta de renuncia a la Asamblea Plurinacional de Bolivia", indicó el expresidente Morales en un video acompañado de su vicepresidente Álvaro García Linera, quien también dejó el cargo.

El exmandatario boliviano pidió a la oposición golpista abandonar las acciones violentas y agresiones que emprendieron desde las pasadas elecciones generales del 20 de octubre.

La derecha en Bolivia se negó a reconocer los resultados que dieron la reelección a Morales y llevó a cabo paros, bloqueos, tomas de instituciones, así como la persecusión a políticos afiliados al Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Gobierno.

TeleSUR