Política 03-10-2018

Presidente boliviano Morales reanuda proselitismo y suma apoyo de indígenas

El presidente boliviano, Evo Morales, retomó su actividad gubernamental cargada de proselitismo y sumó a su campaña el apoyo electoral de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente (CIDOB).

"Queremos como CIDOB proclamar a nuestro hermano Juan Evo Morales Ayma como nuestro único candidato para 2019", dijo Pedro Vare, presidente de la organización de pueblos indígenas del trópico boliviano, en un acto en la ciudad oriental de Santa Cruz, transmitido por la televisión estatal.

El mandatario fue el invitado especial en la celebración del 36º aniversario de la CIDOB, grupo que comandó en 1990 una marcha indígena que inició una creciente presencia de los pueblos originarios en la vida política, culminada con la llegada de Morales a la presidencia del país en 2006.

El gobernante indígena buscará un cuarto mandato presidencial consecutivo en elecciones generales previstas para octubre de 2019, aunque está postulación es rechazada por supuestamente ilegal por la oposición derechista y todavía debe ser confirmada por el Tribunal Supremo Electoral.

En contraste con los aires de campaña electoral que caracterizan a los casi diarios actos de masas de Morales en todo el país, los opositores aún no han decidido si presentarán uno o más candidatos presidenciales.

Vare destacó el liderazgo de Morales en la demanda boliviana de un acceso soberano al océano Pacífico, que resultó frenada por un fallo dictado el 1 de octubre en La Haya, y el "coraje" del presidente indígena al denunciar la semana pasada en Naciones Unidas los afanes antidemocráticos de Estados Unidos.

Agregó que el apoyo electoral, decidido por los 34 pueblos indígenas integrantes de la CIDOB, era "un premio y un reconocimiento" al gobernante.

Morales, quien había presidido la reunión semanal del gabinete ministerial antes de celebrar con los indígenas orientales, principalmente guaraníes, agradeció la proclamación de su nueva candidatura presidencial pero no mencionó el fracasado proceso contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

El 2 de octubre, a su retorno de la audiencia final de ese juicio, había anunciado que enviaría una carta a la CIJ denunciando contradicciones e injusticias del fallo que declaró no probado que Chile tenga la obligación de negociar una salida boliviana soberana al océano Pacífico.

Habló en cambio de la unidad de los movimientos populares como clave de la actual situación de estabilidad y crecimiento de Bolivia, ratificando su pronóstico de que el Producto Interno Bruto del país llegará a 50.000 millones de dólares en 2025, año del bicentenario nacional.

El PIB boliviano era sólo de 9.000 millones de dólares cuando los movimientos sociales llegaron al poder en 2006, recordó.

Sputnik