Política 05-03-2020

Putin y Erdogan se reúnen en Moscú: ¿Conseguirán resolver la crisis de Idlib?

Rusia espera "llegar a un entendimiento común" sobre las causas y los efectos de la escalada militar en esta provincia siria, así como elaborar una serie de "medidas conjuntas necesarias" para impedir su desarrollo.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se reúne este jueves en Moscú con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para buscar el modo de resolver la crisis en la provincia siria de Idlib.

Al reunirse con el líder turco, el presidente ruso ha constatado que la escalada de situación en Idlib ha llegado a tal punto que se requiere una conversación personal "directa" entre ambos mandatarios.

Putin expresó sus condolencias a Erdogan por la "gran tragedia" que supuso la muerte de soldados turcos en Siria, al tiempo que reiteró que nadie conocía el paradero de los soldados en el momento de la ofensiva siria.

Por su parte, Erdogan enfatizó la importancia de la reunión con Putin y se mostró confiado en que las decisiones que salgan de ella aliviarán la situación en Idlib.

"Entendimiento común"

El portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, ha adelantado a la prensa que el plan para la reunión consiste en "discutir la crisis de Idlib con Erdogan", mientras que las expectativas pasan por "llegar a un entendimiento común" sobre las causas y los "efectos nocivos" de esta escalada, así como elaborar una serie de "medidas conjuntas necesarias" para evitar su desarrollo.

El Kremlin reconoce que se trata de una "reunión difícil", aunque espera que las conversaciones sean fructíferas. En este sentido, subraya que ambos jefes de Estado "reafirman su enfoque de resolver la situación" y su compromiso con los acuerdos de Sochi de 2018.

Peskov avanza que, "en primer lugar, será necesario comparar los puntos de vista sobre cómo se implementan los acuerdos de Sochi y qué obligaciones asumidas con anterioridad debe cumplir cada país". En este sentido, el vocero recordó que la parte turca se comprometió a neutralizar los grupos terroristas en Idlib, que siguen "atacando a las tropas sirias" y llevando a cabo acciones agresivas contra instalaciones militares rusas.

Este escenario es "inaceptable y contrario a los acuerdos de Sochi", enfatizó Peskov, añadiendo que el Kremlin no oculta su preocupación "por el hecho de que durante mucho tiempo estos grupos terroristas se hayan sentido bastante cómodos en la zona de Idlib".

Erdogan espera un "alto el fuego inmediato"

Por su parte, el mandatario turco volvió a mostrarse esperanzado este miércoles ante la posibilidad de que las conversaciones con Moscú sobre la situación en Idlib concluyan con un "alto el fuego inmediato en Siria".

Al mismo tiempo, confirmó que ha pedido a su homólogo de EE.UU., Donald Trump, que suministre municiones a las fuerzas de Ankara para su operación militar en Idlib, algo que Washington estaría dispuesto a hacer, según James Jeffrey, representante especial de EE.UU. para Siria.

Máxima tensión en Idlib

Las tensiones en la zona de desescalada de Idlib se intensificaron el pasado 27 de febrero, después de que los integrantes del grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham (antiguo Frente Al Nusra) intentaran llevar a cabo una amplia ofensiva contra puestos de las tropas del Gobierno sirio.

La respuesta del Ejército sirio contra los terroristas también afectó a militares turcos: al menos 34 soldados murieron y más de 30 resultaron heridos. Desde el Ministerio de Defensa de Rusia explicaron que los militares turcos se encontraban entre "formaciones de grupos terroristas".

Ankara, por su parte, afirmó que Damasco pagará un "alto precio" por su ataque "traicionero" y empezó a atacar "todos los objetivos conocidos" del Gobierno sirio en represalia por la muerte de sus soldados.

RT