Sociales 17-09-2018

Putin y Erdogan se reúnen para tratar “espinosa” situación de Idlib

La situación en la provincia siria de Idlib es “espinosa”, por lo que requiere ser tratada a niveles más altos, afirma el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Peskov ha recordado este lunes que el tema de Idlib (noroeste) fue abordado recientemente en Teherán, capital de Irán, en la cumbre tripartita entre Rusia, Turquía e Irán, pero requiere “una conversación a fondo al más alto nivel”.

El portavoz ruso ha explicado que el presidente del país, Vladímir Putin, se reunirá hoy lunes con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, en la ciudad rusa de Sochi (suroeste) para abordar nuevamente la “complicada situación” de Idlib y solucionar las “diferencias de enfoque” existentes entre Moscú y Ankara.

“La situación en Idlib es espinosa (…) La discusión va a continuar hoy, porque la situación es espinosa, hay ciertas diferencias de enfoque, así que se requiere una conversación a fondo al más alto nivel”, ha indicado Peskov.

El funcionario del Kremlin tampoco ha descartado contactos entre Moscú y Teherán sobre la situación en Idlib: “no podemos excluirlo, la situación operativa requiere de contactos intensos”, ha matizado.

Idlib es el último bastión de los grupos terroristas, en particular, del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), que, según varios informes, cuenta con el apoyo de EE.UU., el Reino Unido, Turquía y algunos Estados árabes ribereños del Golfo Pérsico.

Mientras el Ejército sirio se prepara para lanzar una gran batalla para recuperar Idlib, el Ejército de Turquía ha amenazado con hacer frente a las fuerzas sirias, si estas atacan a los grupos armados allí ubicados.

Ankara ha contribuido en gran medida a crear, armar y financiar a los grupos terroristas durante el conflicto sirio. Además, ha hecho todo lo que estaba en su mano para convertir Idlib en una “zona segura” entre sus fronteras y el campo de batalla contra los kurdo-sirios. Si bien, la recuperación de la provincia por Damasco supone el fin del proyecto geográfico de Turquía en el país árabe.

Rusia e Irán, por el contrario, apoyan el derecho a Damasco a recuperar el control de todo el territorio sirio de los grupos armados y extremistas.

Moscú, que desde 2015 realiza una “autorizada” intervención militar en Siria, ha aprovechado su campaña antiterrorista para probar cientos de armas, cazas y dispositivos militares, además de entrenar a sus pilotos.

Hispantv