Política 29-11-2019

Relaciones tensas: Turquía pone en duda sus lazos con la OTAN y tiende la mano a Rusia

Ankara se negó a apoyar los planes de la OTAN acerca de la defensa de Polonia y los países bálticos ante la supuesta "agresión rusa". Esta no es la primera vez que la parte turca estropea los planes de la alianza. La pregunta que surge en este contexto es por cuánto tiempo el bloque va a seguir tolerando las acciones independientes de Turquía.

La negativa de la parte turca de dar su respaldo al plan del bloque el pasado 27 de noviembre tiene que ver con la dura condición que impuso. Ankara exige que la alianza reconozca las unidades kurdosirias YPG como terroristas. El pasado 9 de octubre Turquía lanzó la operación Fuente de Paz en el norte de Siria y la justificó con la necesidad de alejar a las milicias kurdas de su frontera. Ankara las acusa de colaborar con las agrupaciones kurdoturcas que luchan por su independencia desde hace años. Los turcos toman como rehén a Europa del Este al bloquear la aprobación del plan militar, comentó a Reuters una fuente diplomática que prefirió permanecer en el anonimato. Otra fuente anónima calificó las acciones de Turquía de "perturbadoras". Era de esperar que la actitud de Turquía desconcentraría a muchos en Occidente porque esta socava los principios de la organización.

Al mismo tiempo es lógico que Ankara se preocupe ante todo por su propia seguridad y la ponga delante de los intereses de sus aliados. Además, el país otomano está en situación de expresar su opinión puesto que dispone del segundo Ejército más grande en el bloque, después de Estados Unidos. Asimismo, no se puede excluir que, de esta manera, Ankara paralelamente hizo un gesto de solidaridad con Moscú.

Sputnik