Política 17-06-2019

Rusia afirma que la situación en Hong Kong es un asunto interno de China

La situación en Hong Kong, escenario de protestas contra unas enmiendas a la Ley de extradición, es un asunto interno de China en el que Rusia no tiene la intención de interferir, afirmó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

"Es un asunto interno de China y no vamos a intervenir", dijo Peskov al responder a la pregunta de cómo el Kremlin evalúa la situación en Hong Kong.

Hace una semana, más de un millón de personas tomaron las calles de Hong Kong para oponerse al polémico proyecto de ley de extradición que permitiría a Hong Kong entregar a prófugos a los territorios con los que no tiene acuerdos formales de extradición, como Taiwán, Macao y la China continental.

El 12 de junio, una protesta multitudinaria derivó en enfrentamientos con las fuerzas del orden que usaron gases lacrimógenos y pimienta, porras y balas de goma para disolver a los manifestantes. Decenas de personas fueron hospitalizadas y al menos 11, detenidas por su participación en disturbios públicos.

El sábado 15, la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, suspendió el controvertido proyecto de ley, pero se negó a revocar por completo las enmiendas correspondientes, o a pedir disculpas por los conflictos que provocó la campaña gubernamental a favor de la normativa.

Durante una rueda de prensa, Lam argumentó que es un proyecto sensato, aunque admitió que hubo deficiencias en el manejo del asunto por las autoridades.

Sin embargo, el domingo pasado unos dos millones de personas volvieron a tomar las calles para protestar contra la polémica ley y al mismo tiempo exigir la dimisión Lam, que esta vez accedió a presentar disculpas de su Gabinete por la situación.

Los que se oponen a los cambios temen que eso permitirá extraditar a la China continental no solo a los funcionarios corruptos fugitivos sino también a quienes expresan desacuerdo con la política oficial del Pekín.

Sputnik