Política 03-04-2021

​Rusia responderá con “medidas que hagan falta” a EEUU en Ucrania

El jueves, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, mantuvo una conversación telefónica con el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmitri Kuleba, donde reafirmó “el inquebrantable apoyo” de Washington a Ucrania ante la que calificó de “agresión” de Rusia en la región de Donbás (Ucrania).

Además, el secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, prometió a su homólogo ucraniano, Andréi Tarán, que Washington “no dejará sola a Ucrania” en la escalada de las tensiones con Rusia.

En reacción, el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, ha manifestado este viernes su rechazo al eventual envío de militares estadounidenses a Ucrania, afirmando que “semejante escenario implicaría un incremento de la tensión cerca de las fronteras de Rusia que, por supuesto, tendría que tomar medidas adicionales para garantizar la seguridad”.

Peskov ha advertido que Moscú tomará “todas las [medidas] que hagan falta”, subrayando que Rusia no es parte del conflicto en Ucrania ni puede garantizar un armisticio completo.

El vocero ruso ha comentado también una propuesta ofrecida por Leonid Kravchuk, jefe de la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto Trilateral —integrado por Rusia, Ucrania y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE)— de que a Rusia le propongan garantizar la observancia del armisticio universal en Donbás.

Peskov ha señalado al respecto que el armisticio es entre los bandos que están en la línea de separación, es decir, las fuerzas armadas de Ucrania y las de las repúblicas secesionistas del este ucraniano.

Desde abril de 2014, Ucrania lleva a cabo una operación contra los independentistas en el este de su territorio, donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

Kiev trata de achacar a Moscú el conflicto del este de Ucrania, acusándole a Rusia de interferir en sus asuntos internos; no obstante, las autoridades rusas rechazan las imputaciones y argumentan que la crisis ucraniana comenzó cuando las tropas de Kiev lanzaron una operación militar contra las milicias del este de Donbás.

El anuncio de Washington sobre un eventual envío de tropas a Ucrania se produce en momentos en los que Estados Unidos y Rusia están inmersos en una escalada de tensiones. El país norteamericano y sus aliados en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han reforzado su presencia militar y sus actividades de espionaje cerca de las fronteras marítimas rusas en los últimos años. Moscú, a su vez, denuncia que estas actividades amenazan la seguridad de la región y del mundo