Política 14-12-2017

Sentencian al vicepresidente de Ecuador a 6 años de prisión por caso Odebrecht

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, fue sentenciado este miércoles a 6 años de prisión, por encontrarlo culpable de asociación ilícita en el caso Odebrecht.

El fallo fue emitido, tras 14 días de juicio y 4 de deliberaciones, por los jueces Édgar Flores, Sylvia Sánchez y Richard Villagómez, en la Corte Nacional de Justicia en Quito.

La misma sentencia se dictó para Edgar Arias, Ramiro Carrillo, Carlos Villamarín y Ricardo Rivera (tío de Glas). Además de asociación ilícita, se les acusó de peculado, concusión, cohecho, enriquecimiento ilícito y delincuencia organizada.

En el tribunal se leyó que "las acciones de Jorge Glas, como autoridad, y su tío Ricardo Rivera, como enlace, fueron principales para que Odebrecht logre contratos a cambio de retribuciones económicas ilegales".

Además de la condena, se dispuso a los sentenciados el pago de 33,5 millones de dólares en concepto de reparación al Estado.

Tras esta sentencia, la defensa de Glas anunció que apelará el fallo.

Durante el dictamen, se concentraron en las afueras de la Corte Nacional de Justicia seguidores y detractores del vicepresidente.


Los hechos


En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de EE.UU. reveló que Odebrecht había pagado 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África, entre ellos, Ecuador.

En el informe se precisaba que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por más de 35,5 millones de dólares a "funcionarios del Gobierno".

Pero el caso Odebrecht tomó auge en Ecuador el 5 de agosto, cuando José Conceição Santos, exdirector de esa compañía en el país, vinculó al vicepresidente con el escándalo de corrupción. Dijo que pagó sobornos por alrededor de 16 millones de dólares a través del tío de Glas, Ricardo Rivera.

Dos días antes, ya el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, había retirado las funciones al político, como las que ejercía sobre el Consejo Consultivo Productivo Tributario y el Comité de Reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de 2016.

Entre el 9 de agosto y 23 de septiembre, Glas asistió varias veces a la Fiscalía y rindió su versión del caso. Mientras comparecía libremente, el fiscal Carlos Baca Mancheno solicitó al juez a cargo del caso, Miguel Jurado, la prohibición de salida del país del vicepresidente, demanda que fue aceptada por el jurista.

El 26 de septiembre, el delator de Odebrecht vuelve a testificar en contra de Glas. En esa oportunidad señala que el segundo mandatario le pidió 1 millón de dólares para la campaña de las elecciones seccionales de 2014.

También dijo que en total habrían sido 16 millones de dólares en coimas a favor del político, a través de su tío Ricardo Rivera, también implicado en el caso de corrupción.

El 2 de octubre, se dictó la orden de detención preventiva contra Glas y su tío RicardoRivera, por su presunta implicación en el caso, y se sumó la retención de cuentas y la prohibición de enajenar bienes al segundo mandatario del país.

Este caso también tenía como implicados a otras 16 personas. No obstante, a principios de noviembre, la Fiscalía General se abstuvo de acusar a Santos, exdirector de Odebrecht en Ecuador; a los también brasileños Mauricio Grossi Neves, Ricardo Vieira y Simoes Dos Passos Claudemir, además del ecuatoriano José Catagua. Desde esa instancia alegaron que no se había podido esclarecer con claridad y certeza la presunción del delito.

Luego de mes y medio apresado, salió a la luz pública una carta de Glas, dirigida a sus hijos, en la que les decía "quiero que sepan que su padre no ha hecho nada malo y que lo han metido en la cárcel solo por defender sus ideas".

El vicepresidente ha mantenido una versión desde el principio de este caso: que Odebrecht ha iniciado una venganza en su contra, luego que este propiciara su expulsión del país en 2008, al constatar fallos en la construcción de una central hidroeléctrica.


El juicio


El juicio contra Glas y los otros 12 presuntos implicados comenzó el viernes 24 de noviembre. Se hicieron varias audiencias durante días consecutivos en las que testificaron varias personas. Para tres de los sospechosos se el juicio fue paralizado.

El fiscal Baca pidió la pena máxima de 6 años para el político, basado en los testimonios de los testigos que presentó durante el juicio.

"Fiscalía ha concluido la presentación de pruebas testimoniales, periciales y documentales. Entregamos al Tribunal 40 pruebas, que contienen miles de documentos entre memorandos, contratos y materialización de información recibida de EE.UU. y Brasil", dijo Baca el 30 de noviembre.

El abogado de Glas, Eduardo Franco Loor, consideró inadmisible esa petición, por falta de pruebas que incriminen al vicepresidente.

"Fiscal General pidió pena máxima para vicepresidente Glas y ni siquiera probó la existencia (materialidad) del delito, tampoco probó que haya participado en el. Quiere que lo sentencien en base a presunciones. Eso es intolerable. Jueces deben absolverlo porque no hay pruebas. Es inocente", dijo Franco.

El jurista también informó que la perito traductora Marlene Carrera "que hizo la traducción de los documentos que envió el Departamento de Justicia de EE.UU. dijo que en lo que tradujo no aparece ningún nombre".

De igual forma, el perito informático Mauricio Romero, quien materializó la información que llegó de EE.UU. dijo que no consta en la documentación el nombre de Jorge Glas Espinel, ni tampoco la sigla JG.

"Terminaron los testigos de Fiscalía. Solo se quedaron con el testimonio del corrupto confeso de Santos", expresó durante el juicio, el abogado Franco.


¿Quién es Glas?


Glas es un ingeniero en Electricidad y Electrónica, graduado de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol).

Ingresó al mundo de la política de la mano del expresidente Rafael Correa, en 2007, cuando el entonces mandatario lo nombró presidente del Fondo de Solidaridad.

Glas y Correa se conocen desde la adolescencia, cuando ambos eran integrantes de un grupo de boy scouts.

Dos años más tarde, Correa lo nombró ministro de Telecomunicaciones, el mismo día que anunció la creación de esa cartera.

Ocho meses después dejó ese cargo para ponerse al frente del Ministerio Coordinador de los Sectores Estratégicos, un ente que agrupa a cinco ministerios (electricidad, ambiente, agua, telecomunicaciones y recursos naturales no renovables).

Su ascenso fue tal, que el movimiento Alianza PAIS lo eligió para ser candidato a la vicepresidencia y formar dupla con Correa en las elecciones de 2013.

Tras ganar los comicios, estuvo como segundo mandatario junto a Correa hasta este año.

Fue reelecto en abril de este año, en la dupla con Moreno, para seguir durante otros cuatro años como vicepresidente.


El pleito en Alianza PAIS


El caso del juicio contra Glas también fue un detonante en la crisis interna del movimiento Alianza PAIS, partido gobernante del Ecuador.

PAIS se ha dividido en dos grupos, correístas (seguidores de Correa) y morenistas (adeptos a Moreno).

La facción correísta, e incluso el exmandatario Correa, han brindado apoyo a Glas desde el momento de la retirada de sus funciones en agosto.

Desde la facción morenista han insistido en que se debe hacer justicia.

"Si bien mantengo un absoluto respeto a la independencia de las funciones del Estado, sepan todos que ni yo, como Presidente constitucional de la República, ni el pueblo ecuatoriano permitiremos una tomadura de pelo y una burla a la justicia, ni en este caso ni en ningún otro", dijo Moreno en una de sus últimas declaraciones públicas.



RT / Edgar Romero