Política 28-03-2017

Situación sobre Venezuela culminó sin acuerdos: OEA

La sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre la situación de Venezuela celebrada este martes culminó sin acuerdos. En la reunión la tensión estuvo presente en buena parte de la sesión, culminando casi de manera abrupta, y sin resolución final, existiendo un impasse entre los representantes de Venezuela, Bolivia y Nicaragua con otras delegaciones.

Dentro del seno de la OEA, el Secretario general, Luis Almagro, ha pedido suspender a Venezuela del organismo como “última medida de presión para que el presidente Nicolás Maduro convoque elecciones generales”, es decir, anticipar las presidenciales que solo tendrían que realizarse a finales del 2018. Llegando incluso a exigir la celebración de "elecciones generales completas a la mayor brevedad", en caso de que los comicios no se convoquen en un plazo de 30 días, la OEA debe apostar por la suspensión.

Por su parte, el representante de Venezuela ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Samuel Moncada, denunció que en el Consejo Permanente se trató la situación del país sin el consentimiento del mismo, lo que estaría violando el artículo primero de la normativa del organismo.

"Esto es un abuso de poder, esto desnaturaliza los propósitos de esta organización. Le ruego que se tome en consideración este punto, nos oponemos a la iniciación de este Consejo”.

Sin sellar acuerdos, el Presidente del Consejo Permanente, Patrick Andrews, levantó el encuentro. Sin dejar así mayor claridad sobre su resultado sino solo el hecho de que todas las declaraciones y propuestas serían recogidas en un acta, aunque el representante de México ante el organismo, Luis de Alba, declaró a periodistas que en los próximos días se haría un proyecto de resolución en el que se definirían propuestas concretas que atendieran el caso Venezuela.

Samuel Moncada, insistió en que “se viola la normativa de la carta de esta organización, el artículo primero, nada en esta carta puede obligar a un Estado parte a que sea intervenido en sus propios asuntos" afirmó.

Aunque al parecer veinte países de los 34 miembros activos de la OEA habrían consensuado este martes una declaración conjunta en la que se comprometen a concretar una hoja de ruta "en el menor plazo posible", se trata de un texto que recoge la declaración conjunta de 14 países publicada el pasado jueves. Si bien basta 18 países que voten para poder imponer algún tipo de sanción a Venezuela.

El representante de Venezuela ante el organismo destacó que la realización de este consejo es "pura violación al derecho internacional". "Ustedes están provocado un golpe de Estado en Venezuela. Ustedes creen que están ayudando cuando realmente están haciendo daño", afirmó.

Ante este argumento, es que este mismo martes, ya entrada la noche, el Presidente de Venezuela Nicolás Maduro abrió la posibilidad de “salir” de la OEA, aunque también puede leerse como parte de una política a escala internacional, pidiendo abrir nacional e internacionalmente un debate sobre la "utilidad" y "pertinencia" de la Organización de Estados Americanos (OEA), pues afirmó que este organismo "ya dio lo que iba a dar". “¿Tiene sentido la existencia de la OEA? ¿tiene sentido la permanencia en la OEA?", cuestionó en una reunión con su consejo de ministros, a través del canal estatal VTV.

El Nuevo Herald reseña que un día previo a la reunión del Consejo Permanente de la OEA, el Senador del Partido Republicano de EE.UU., Marco Rubio, lanzó una advertencia a República Dominicana, El Salvador y Haití de cara a la votación sobre Venezuela, diciendo que va a ser difícil defender la asistencia estadounidense que reciben de los previstos recortes en el presupuesto si ellos, a su vez, “no salen a defender la democracia en la región”, una manera de decir si no salen a condenar a Venezuela. Advirtió que incluso podría tener repercusiones colaterales, como impactar la asistencia que Washington brinda a dichos países, aprovechándose de la vulnerabilidad de los mismos para forzar su voto. “Esto no es una amenaza, pero es la realidad”, sostuvo el senador estadounidense.


LID / Globovisión