Política 10-09-2019

Trump despide a John Bolton, su polémico asesor de Seguridad Nacional

John Bolton, el polémico asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, está fuera de la Casa Blanca. “Anoche informé a John Bolton de que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. Estoy fuertemente en desacuerdo con muchas de sus sugerencias, como muchos otros de la Administración, así que le pedí su renuncia, que me presentó esta mañana”, ha informado el presidente Donald Trump a través de un doble mensaje en su cuenta de Twitter, que cierra agradeciendo a Bolton sus servicios.

“Nombraré un nuevo asesor de Seguridad Nacional la próxima semana”, ha añadido Trump. Será el cuarto en menos de tres años, un récord. Bolton sustituyó hace en abril del 2018 al general H. R. McMaster, un moderado que fue despedido de malas maneras por el presidente por Twitter. McMaster, a su vez, había sustituido al general Michael Flynn, que fue forzado a dimitir a las tres semanas de la toma de posesión de Trump después de admitir que había mentido al presidente sobre sus contactos con Rusia.

El ardor guerrero de Bolton -un halcón que formó parte del gobierno de George W. Bush, firme defensor de la invasión de Iraq que trabajaba como comentarista de política exterior en la cadena Fox News cuando fue requerido por la Casa Blanca- así como su soltura en la televisión cautivaron a Trump, cuya visión de la política exterior es más bien aislacionista. Sus desacuerdos enseguida se manifestaron en temas clave como la retirada de las tropas de Siria o Corea del Norte, en especial respecto a las cumbres con Kim Jong Un. Su relación con el otro halcón de la Administración, el secretario de Estado, Mike Pompeo, mucho más hábil que en el arte de manejar al presidente, se deterioró en los últimos meses. De acuerdo con la cadena CNN,actualmente Bolton y Pompeo ni siquiera se dirigían la palabra.

El propio Trump había bromeado en público sobre a imagen pública de Bolton y sus desacuerdos. Las últimas discrepancias se habrían centrado en los planes de salida de Afganistán, un fiasco que ha frustrado la firma de un acuerdo de paz que se anunciaba como inminente. Bolton se habría pronunciado no sólo en contra de sellar la paz con los talibanes, como defendía Pompeo, sino también contra de la arriesgada idea del presidente Trump recibir en Camp David esta semana, en vísperas del aniversario del 11-S, a los líderes del grupo, calificado por EE.UU. como terrorista. Otra discusión reciente habría versado sobre la disposición de Trump a reunirse con el presidente de Irán, Hassan Rohani, como propone Emmanuel Macron, una idea que el asesor de Seguridad Nacional, con un largo historial de oposición a Teherán, no compartía.

Bolton ha reaccionado instantes después desde su cuenta de Twitter para puntualizar y corregir la versión de Trump: “Presenté mi dimisión anoche y el presidente Trump dijo ‘hablemos mañana’”, ha escrito. También se ha puesto en contacto con Fox News para insistir que ha sido él quien ha renunciado al cargo. Paradójicamente, una hora antes de que Trump anunciara el despido de su asesor de seguridad nacional, la Casa Blanca había añadido una nueva rueda de prensa a su programa oficial del día sobre un asunto no revelado en la que debían participar Pompeo, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el propio Bolton. Minutos después, el nombre del último miembro de la Administración Trump caído en desgracia ha desaparecido del orden del día.

LA VANGUARDIA