Política 21-03-2018

​Trump y Macron acuerdan sancionar a Rusia por el caso Skripal.

Durante una conversación telefónica el presidente estadounindense, Donald Trump, y su par francés, Emmanuel Macron, acordaron sancionar a Rusia por el presunto uso de armas químicas contra el doble agente Serguéi Skripal y su hija Yulia. Ambos resultaron envenenados el pasado 4 de marzo en la ciudad británica de Salisbury.

Mediante un comunicado difundido a los medios de prensa, la Casa Blanca informó que los presidentes "reiteraron su solidaridad con el Reino Unido a raíz del uso de armas químicas por parte de Rusia contra ciudadanos en territorio británico". Asimismo añade que "acordaron la necesidad de tomar medidas" contra Moscú.

Los jefes de Estado impulsaron esta resolución a pesar de que no existen pruebas que inculpen al gobierno ruso. Incluso desde la Cancillería liderada por Serguéi Lavrov se desmintió cualquier tipo de responsabilidad. "Moscú considera absolutamente inaceptables las acusaciones infundadas de la primera ministra Theresa May", declaró en el mismo sentido el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia.

Posible montaje

Las autoridades rusas no descartan que el envenenamiento de Skripal se trate de una puesta en escena. Vladímir Yermakov, jefe del Departamento de No Proliferación y Control de Armas del Ministerio de Exteriores ruso, analizó este miércoles que "la lógica elemental sugiere solo dos opciones posibles".

Cómo el caso del envenenamiento del exespía Skripal y su hija acabó en una disputa diplomática

Para el diplomático "o bien las autoridades británicas no son capaces de protegerse de un, hablando de modo figurado, atentado así en su territorio, o bien ellas mismas, directamente o indirectamente –no acuso a nadie de nada–, montaron el ataque". "No hay una tercera opción", sentenció.

Cabe recordar que Moscú se ofreció a colaborar para lo cual pidió al Reino Unido que le informe sobre el estado de la investigación, algo que fue negado sistemáticamente por Londres. Por el contrario, el gobierno británico optó por expulsar a diplomáticos rusos de su país.

RT