Mundo 28-02-2020

Turquía abre las puertas de Europa a los refugiados sirios en la frontera con Grecia

La frontera entre Turquía y Grecia, entrada natural a Europa desde el continente asiático, está siendo testigo de una nueva oleada de inmigrantes tras la decisión de Ankara de reabrir la frontera con el país heleno.

Turquía tiene desde 2016 un acuerdo con la Unión Europea por el que se comprometía a actuar como barrera de contención de la masa de refugiados que llegaba desde Siria a causa de la guerra.

Ante la situación cada vez más crítica en Idlib, el último bastión rebelde de Siria que el gobierno de Bashar Asad no ha conseguido aún sofocar, y especialmente tras la muerte de 33 soldados turcos en un ataque sirio, el país euroasiático ha cedido a la presión y ha liberado un importante flujo de inmigrantes.

Así, en medio de las informaciones de que los guardias fronterizos turcos no impiden cruzar la frontera, los refugiados de diferentes nacionalidades que se encuentran en Turquía, se reúnen en grandes grupos y se desplazan a pie o en transporte hacia puestos fronterizos terrestres y marítimos que conectan a Turquía con países europeos, precisa el canal.

Por ahora diferentes caravanas de refugiados han sido vistas en las ciudades de Estambul, Edirne, Esmirna y Aydin.

Numerosas comunidades de refugiados sirios residen en el Líbano, Turquía y Jordania. Solo en Turquía hay unos 3,6 millones de refugiados.

El portavoz de la Cancillería turca, Hami Aksoy, declaró este viernes que Ankara no cambia su política respecto a los refugiados, refutando así las informaciones de que Turquía supuestamente dejó de contener a los refugiados sirios por el aumento de tensiones en la provincia de Idlib.

Al mismo tiempo Aksoy reconoció el desplazamiento de numerosos grupos de refugiados hacia la frontera oeste de Turquía.

SPUTNIK