Política 14-12-2020

UE y Reino Unido se mantienen en la mesa de negociaciones

La Unión Europea (UE) dejó claro que seguirá negociando mientras crea que hay opciones para alcanzar un acuerdo con Reino Unido que evite la ruptura a las bravas el próximo 31 de enero. Esto, a pesar de que sigue habiendo grandes diferencias en asuntos clave, como el acceso pesquero a las aguas británicas. Al propio tiempo los socios de la UE preparan sus planes de contingencia para tratar de minimizar los daños en caso de fracaso de las negociaciones.

"Todos los plazos se han agotado pero seguimos negociando porque nos parece lo correcto", aseguró el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, cuyo país ocupa hasta fines del presente mes la presidencia de turno de la Unión Europea, en una rueda de prensa acompañado por el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, quien no ha querido hacer comentarios sobre la última fase del Brexit.

El jefe de la diplomacia alemana defendió que "hay que seguir negociando mientras existan posibilidades" de acuerdo, aunque "en paralelo" los 27 se preparen con medidas de emergencia para evitar un divorcio "desordenado".

También la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, defendió que los negociadores agoten todos los plazos a pesar de estar a apenas tres semanas de la desconexión porque, según dijo, en los últimos días se han producido "movimientos" y el periodo de transición que mantiene el 'statu quo' expira el 31 de diciembre.

La jefa del Ejecutivo comunitario tenía previsto viajar a París para participar en un panel con motivo del 60 aniversario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pero finalmente anuló su desplazamiento para mantenerse cerca de las negociaciones en Bruselas.

En una intervención vía online, Von der Leyen reiteró que si Reino Unido quiere tener acceso sin restricciones al Mercado Único "será bienvenido" siempre que lo haga siguiendo las mismas reglas que la UE, porque las alternativas tienen un "precio" y es el de aranceles y cuotas de acceso al mercado.

La política alemana y el primer ministro británico, Boris Johnson, decidieron tras una conversación telefónica el domingo mantener las negociaciones a pesar de las dificultades y pidieron a sus respectivos negociadores, el europeo Michel Barnier y el británico David Frost, un "último esfuerzo" a pesar del "agotamiento" por la falta de resultados después de casi un año de conversaciones.

Aunque los escollos fundamentales siguen siendo tres (reglas de competencia iguales, acceso a las aguas y gobernanza), Bruselas y Londres decidieron este fin de semana mantenerse en la mesa de negociaciones al constatar que se han logrado "algunos avances" en lo que a las reglas de competencia se refiere, incluido sobre el mecanismo para gestionar divergencias que reclama la UE.

Sin embargo, Barnier trasladó a los estados miembros de la UE que el consenso en materia pesquera "sigue estando muy lejos". Así las cosas, los europeos no descartan ningún escenario, desde el más optimista que implicaría el entendimiento a tiempo al salvar el obstáculo de la pesca hasta el fracaso de las negociaciones, pasando por una situación intermedia en la que se alcance un acuerdo pero no a tiempo de que sea adoptado y ratificado antes de la ruptura total.

Fuente: Telesur