Política 27-11-2020

Un error expone datos de Bolsonaro y millones de pacientes en Brasil

El fallo de un personal sanitario ha puesto al descubierto los datos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y de 16 millones de pacientes con la COVID-19.

Se trata del error que cometió el pasado 28 de octubre un colaborador del hospital privado Albert Einstein de Sao Paulo al publicar en una plataforma una lista de usuarios y contraseñas para acceder a los sistemas del Ministerio de Salud, según ha anunciado este jueves el diario local O Estado de Sao Paulo.

Debido a este error, los datos personales de pacientes sospechosos o confirmados por la COVID-19 de los 27 estados, como sus direcciones, números de teléfono y dolencias previas, estuvieron disponibles al público durante casi un mes.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; siete ministros del Gobierno; diecisiete gobernadores regionales; y los presidentes de la Cámara de Diputados y del senado se encuentran entre las personas cuya información fue filtrada.

El centro médico ha confirmado la noticia y ha anunciado su decisión de despedir al colaborador en cuestión: “Las informaciones fueron retiradas inmediatamente y el hecho fue comunicado al Ministerio de Salud para que tome las medidas respectivas a fin de asegurar la protección de los datos”, ha apostillado.

Brasil sigue siendo el tercer país más azotado por el nuevo coronavirus en el mundo tras EE.UU. y La India. Hasta el momento, el gigante sudamericano registra más de 171 000 fallecidos y 6 200 000 contagiados, de acuerdo con datos globales de Worldmeter.

Bolsonaro, uno de los líderes mundiales más escépticos frente a la gravedad de la pandemia que tildó al patógeno de “gripecita”, contrajo la COVID-19 y anunció el resultado positivo de su prueba clínica el pasado 7 de julio. Sin embargo, a pesar de todo, se comporta con total imprudencia respecto a esta enfermedad, que aún contagiado, no guardaba la distancia, con sus partidarios en los jardines de la sede gubernamental o conversó sin mascarilla con trabajadores de limpieza en la parte externa de su residencia oficial en Brasilia.


Prensa Ics / RT