Mundo 23-04-2021

El COVID-19 se llevó al creador de los títeres más famosos de Chile

¿Pueden los títeres resultar atractivos para los niños del siglo XXI? ¿Es posible poner a un grupo de títeres al frente de un noticiero? En Chile, y casi toda América Latina, esas preguntas fueron respondidas con un "sí" por 31 minutos, una serie televisiva que dejó huella en varias generaciones y a la que el COVID-19 asestó un trágico golpe.

La serie televisiva 31 Minutos comenzó a emitirse en 2003 y tuvo cuatro temporadas: las tres primeras entre 2003 y 2005 y una cuarta durante el año 2014. Originalmente se emitió en la Televisión Nacional de Chile (TVN) pero su éxito la llevó a ser retransmitida años más tarde para toda América Latina a través de las cadenas Nickelodeon y Cartoon Network, además de contar con una película estrenada en Chile, México y Brasil y un espectáculo musical que recorrió el continente.

El programa era, básicamente, un noticiero. Su nombre, 31 minutos, era una parodía de 60 minutos, un noticiero que se emitió en Chile durante la década de 1970. La diferencia era que sus conductores y periodistas eran títeres, todos a manera de parodia de personajes arquetípicos de los medios de comunicación y la sociedad de Chile.

El conductor del programa, Tulio Triviño, es un "chimpancé de calcetín", al tiempo que el "periodista estrella" del programa, Juan Carlos Bodoque, es un simpático títere con forma de conejo rojo. Y así con una veintena de personajes, protagonistas y con apariciones casuales, basados en títeres.

Más allá de las ideas de los guionistas, gran parte del éxito del programa se basó en los títeres, creados por Armando Jofré, un fabricante de títeres que falleció el 22 de abril producto del COVID-19.


"Hoy es un día muy triste para 31 Minutos. Armando Jofré, fabricante de títeres de la serie desde nuestros orígenes, ha fallecido a los 44 años producto del COVID-19. Con su oficio y arte entregados de manera generosa, Armando fue pieza fundamental en la creación de nuestros personajes. En estos momentos tan dolorosos, un abrazo a su familia y otro al cielo", lamentó el programa en sus redes sociales.

Jofré confeccionaba títeres desde hace más de 20 años en su taller bautizado como Armando Monos, en el que trabajaba junto a Viviana González. En sus comienzos, creaba títeres de monos para producciones publicitarias pero el llamado de los productores de 31 Minutos lo cambiaría todo.

El primer títere que Jofré hizo para el programa fue César, un mono al que sus hermanos no dejan bailar en un desopilante videoclip de las primeras temporadas del ciclo. "El primer títere que le hice a ellos fue César con los hermanos, que eran gorilas. Después que salió el vídeo fue un boom", había contado Jofré en una entrevista con el canal público Pintana TV.

En efecto, el éxito del programa llevó a Jofré y González a añadir títeres nuevos. "A medida que ellos iban creciendo nosotros también porque nos iban pidiendo más productos", recordó González.

Más tarde llegó el merchandizing oficial del programa: pequeños títeres que se comercializaban en cada actuación en vivo del programa, que adaptó su espectáculo a formatos teatrales con los que recorrió Chile y escenarios de América Latina. Esos títeres para comercializar eran fabricados "por cantidades: mil, dosmil títeres; es un trabajo establece que tenemos con ellos".

Fuente: Sputnik