Política 19-07-2021

El eje Washington-Berlín deja en la sombra a la UE

Alemania, el mejor amigo de Estados Unidos en el mundo. Así lo afirma el jefe de la diplomacia de Joe Biden. La buena sintonía entre Washington y Berlín no puede ocultar, sin embargo, diferencias que la presidencia norteamericana trata de empujar a su favor, a dos meses de la retirada política de Angela Merkel.⁣

⁣Algunos líderes europeos sueñan con hacerse una foto con el presidente norteamericano de turno, ya sea demócrata o republicano. Ello les lleva, a veces, a hacer incluso el ridículo. En el caso de Joe Biden, la carrera europea hacia la primera recepción Casa Blanca se la disputaban Berlín y París. La lógica se impuso y fue Angela Merkel la vencedora en esa competición un tanto servil.⁣

⁣Además de la primera potencia económica del Viejo Continente, Alemania es el principal territorio europeo en el despliegue tanto de bases militares, como de tropas norteamericanas. Desde la creación de la República Federal Alemana, en 1949, los alemanes viven bajo el paraguas 'protector' de Estados Unidos, y eso no cambió después de la Reunificación en 1990 y la desaparición del Pacto de Varsovia, un año más tarde.⁣

⁣Toda la retórica europeísta sobre la autonomía estratégica europea, todas las teorías sobre un hipotético ejército europeo no son sino burbujas de aire para consumo de la prensa. Francia y en particular, bajo la presidencia de Emmanuel Macron, puede hacer los esfuerzos declarativos que quiera; la realidad es que esa autonomía militar europea es una utopía que Berlín no está dispuesta a cambiar.⁣

⁣Donald Trump se distinguió entre otras cosas, por convertir a la Alemania de Angela Merkel es su saco de boxeo diplomático preferido. Las imprecaciones del expresidente para que sus aliados europeos de la OTAN elevaran a un 2% del PIB su presupuesto de defensa eran dirigidas especialmente a Berlín. Trump, en la agonía ya de su mandato, amenazó con retirar de territorio alemán 12.000 de los 35.000 soldados norteamericanos instalados allí.⁣

Biden recibió a una Merkel en fin de ciclo, a menos de tres meses de las elecciones que determinarán su sucesor en Berlín. Viejos conocidos, sus relaciones no tienen nada que ver con los desplantes y chanzas de Trump hacia la Canciller, pero eso no significa que los intereses contrapuestos vayan a desaparecer entre los dos aliados.⁣

Fuente: Sputnik Noticias