Mundo 21-07-2021

Galicia endurece la entrada en bares y restaurantes

El Gobierno de la Xunta presenta nuevas medidas para acceder a los locales hosteleros en las zonas de mayor incidencia de la pandemia. Se garantiza su apertura, pero el aforo variará en función de este índice. Se prohíbe reunirse en la calle a no convivientes a partir de las tres de la madrugada y solo hasta la una si el nivel de riesgo es alto.

La región presenta unos datos epidemiológicos que comienzan a suscitar inquietud. La quinta ola de coronavirus que prende en España es una realidad también en Galicia, que registra más de un millar de contagios diarios. El impacto en el sistema hospitalario comienza a dejarse sentir, como lo demuestra la duplicación de ingresos en UCI en la semana del 11 al 17 de julio y la triplicación de hospitalizados en planta.

La tasa de mortalidad y la presión asistencial sobre los centros médicos es sin embargo inferior a las de anteriores olas. Pero ante la amenaza de una progresión en la curva de contagios que podría traducirse en más de un millar de pacientes hospitalizados en la segunda semana de agosto, el Gobierno presidido por Alberto Núñez Feijóo ha decidido imponer restricciones para atajar las infecciones en el espectro de edad que asume el mayor número de las mismas: los menores de 40 y 30 años, precisamente el grupo de población con menor porcentaje de vacunados.

Se busca cortar el foco de los contagios y cercenar la posibilidad de que los jóvenes se reúnan de manera descontrolada en la vía pública, pero al mismo tiempo sin afectar a los negocios hosteleros, para los que las restricciones de alguna manera se flexibilizan.

Las medidas modifican las condiciones de acceso a los locales y su rigurosidad depende del nivel de incidencia de la zona en que estén ubicados. Si esta era alta, hasta ahora el consumo solo se permitía en terrazas. Y si era extrema, directamente los negocios no abrían.

Estas exigencias no operarán en los espacios exteriores, las terrazas. Con un nivel medio-bajo, los aforos en el interior de los locales se limitarán al 50%, mientras que las terrazas podrán ocuparse al 100% de su capacidad. Con un nivel medio, la reducción del 50% del aforo operará tanto para el interior como para el exterior, también cuando el riesgo sea alto. Y cuando se alcance el nivel máximo de riesgo, los interiores abrirán al 30% de su capacidad y las terrazas al 50%.

Los locales de ocio nocturno funcionarán solo si el nivel de riesgo es medio-bajo o medio, situación en la que a la entrada se exigirán los requisitos anteriormente mencionados. En niveles altos o extremos, este tipo de locales permanecerán cerrados.

Los cambios respecto a las reuniones de ámbito privado conciernen a su obligatoriedad. Es decir, se mantiene el límite de seis personas para interiores (domicilios incluidos) y de diez en exteriores, pero ahora podrá ser de obligado cumplimiento y no simplemente una recomendación, en caso de que el Tribunal Superior de Justicia de Galicia lo ratifique. La excepción a la regla serán los convivientes, que podrán superar estas cifras.

Quedan también restringidas las reuniones de no convivientes entre la una y las seis de la madrugada si el nivel de riesgo es alto o extremo. La limitación solo estará vigente de tres a seis si el nivel fuera medio o medio-bajo. Y en ningún caso se instaurarán cierres perimetrales; se mantiene la libre movilidad por toda la región aun cuando los municipios alcancen el nivel máximo de riesgo.

Fuente: Sputnik Noticias