Política 05-12-2019

La tensión entre Argentina y Brasil lastra la cumbre de presidentes del Mercosur

La cumbre del Mercosur, programada para el miércoles y el jueves en Bento Gonçalves, en el sur de Brasil, ya tenía todo lo necesario para ser una de las más tensas de los últimos años, dada la incertidumbre sobre la dirección que los presidentes electos de Argentina, el centro izquierdista Alberto Fernández, y de Uruguay, el derechista Luis Lacalle Pou, querrán dar al bloque, a la sombra del ultraderechista Jair Bolsonaro. El brasileño ni siquiera ha felicitado Fernández, que tomará posesión el próximo martes, en uno de los puntos más bajos de la relación Brasil-Argentina, eje tradicional del Mercosur, que también integran Uruguay y Paraguay. La sorprendente decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de elevar los aranceles a la importación de acero y aluminio brasileño y argentino ha elevado aún más esta tensión.

En la práctica, sin embargo, poco se puede decidir sobre este tema en la reunión, ya que estarán presentes representantes del Gobierno de derecha de Mauricio Macri, ya de despedida, y Tabaré Vázquez, que solo estará tres meses más en la presidencia. Ningún miembro de las futuras oficinas de Fernández o Pou asistirá a la reunión, ni siquiera como oyentes. En el caso de los argentinos, no fueron invitados por la falta de afinidad ideológica entre el anfitrión Bolsonaro y el futuro ocupante de la Casa Rosada.

Que no haya cruce entre Bolsonaro y Fernández tiene mucho que ver con la fecha decidida por Brasil para el traspaso de la presidencia pro tempore del Mercosur, que por orden alfabético pasará a Paraguay. Cada país dirige el bloque durante un semestre y lo común es que el pase de manos se haga lo más cerca posible del fin del periodo. Bolsonaro, sin embargo, lo hará en el inicio de diciembre, cinco días antes de que asuma Fernández. El brasileño pensó más la cumbre como una despedida a Macri que como una bienvenida al líder peronista.

Desde el lunes, diplomáticos y técnicos de los cuatro países del bloque están reunidos en Bento Gonçalves para discutir qué acuerdos deberían anunciarse. Hasta ahora, es seguro que ocurrirá uno: la obligación de indicar el origen geográfico de ciertos productos. Estos incluyen queso Serra da Canastra, café del Cerrado brasileño, cacao del sur de Bahía, todos de Brasil, o el vino argentino de Mendoza. "Es para que se asegure el respeto a una marca de valor dentro del bloque", explicó el diplomático brasileño Pedro Miguel da Costa e Silva, secretario de Negociaciones Bilaterales y Regionales en las Américas.

Dos acuerdos más están en proceso de concretarse, ambos en áreas fronterizas. El primero facilita las operaciones policiales conjuntas, en las cuales los agentes de un país pueden ingresar al otro siempre que se encuentren en medio de una persecución de criminales. El otro autoriza a los residentes que viven en la región fronteriza a tener acceso a servicios en ambos lados en las áreas de salud, educación y trabajo. "Estas cumbres son como el juego de Flamengo y River Plate, todo se puede decidir en el último minuto", dijo el diplomático Costa e Silva, refiriéndose a la final de la Copa Libertadores de América, en la que el equipo brasileño venció al argentino en los cuatro minutos finales del partido.

Un tema trascendental será la reducción del arancel externo común que es del 14% en promedio, según el producto comercializado entre los cuatro países del bloque. Desde principios de año, Argentina y Brasil trataron de cambiar esta cifra, pero las elecciones en dos de los cuatro países del bloque impidieron un progreso efectivo. El objetivo brasileño era lograr la reducción a finales de este año. "Por supuesto, el objetivo brasileño hubiera sido lanzar una reforma arancelaria externa común, pero es un tema complejo que necesita mucha conversación y mucha negociación”, dijo el diplomático brasileño. El arancel pone una barrera a los socios que pretendan importar productos de fuera de la zona que sean fabricados dentro del bloque, con el objetivo de proteger las industrias locales.

EL PAIS