Mundo 21-07-2021

Siria condena prácticas de Israel contra la mezquita Al-Aqsa

Siria condenó en los términos más enérgicos las prácticas israelíes contra la mezquita Al-Aqsa y los fieles palestinos que rezaban en el mismo, y exigió al mundo y las Naciones Unidas que pongan fin a estas acciones inhumanas.

En un comunicado emitido este miércoles, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Expatriados fustigó que en los últimos meses y semanas se ha lanzado una escalada agresiva sin precedentes por parte de las bandas de colonos sionistas contra el pueblo palestino en todas las partes del territorio palestino ocupado, especialmente en la ciudad de Qudus/Jerusalén.

Agregó que estos ataques se llevaron a cabo con el apoyo, la protección, el aliento y la batuta del gobierno israelí; el último de los cuales se produjo cuando “manadas de extremistas asaltaron la mezquita Al-Aqsa, bajo la plena protección de la policía israelí, además de atacar a los fieles dentro y fuera del referido lugar sagrado”.

“La República Árabe Siria considera estas prácticas israelíes contra la mezquita Al-Aqsa y sus fieles como un acto inmoral que refleja la verdadera imagen de la entidad israelí” aseveró la Cancillería, agregando que estas salvajadas se tratan de un acto violatorio del estatus histórico y legal de la mezquita que exige a la potencia ocupante israelí respetar la santidad del lugar sagrado y la libertad de los feligreses.

“Siria condena en los términos más enérgicos estas prácticas israelíes y exige a la autoridad ocupante que respeten los derechos humanos del pueblo palestino en Qudus/Jerusalén, la mezquita Al-Aqsa y en toda la Palestina ocupada. Hace un llamamiento a los países del mundo y las Naciones Unidas, incluido el Consejo de Seguridad, para poner fin a estas salvajadas y acciones inhumanas, posibilitar que el pueblo palestino goce de sus legítimos derechos históricos, incluido su derecho a establecer un estado independiente en su tierra, así como terminar la ocupación de todos los territorios árabes en Siria, Palestina y el Líbano.

Fuente: SANA